Cuarentena Día 31 - La economía

 (...) no hay que ser Nostradamus para imaginar el día después con los críticos (...) que solo esperan agazapados para emprenderla contra la caída de la economía o el mal manejo de la crisis sanitaria o los desajustes y descoordinación, nada más fácil que los contrafácticos de que se pudo cuidar más lo económico o tener menos muertes, etc. (...).”


Escasez de dinero - La cuestión del trabajo - La memoria corta - La economía destroza los nervios - El día después de la pandemia - La cacerola por encima de todo


Día treinta y uno


La escasez y la falta de dinero. La depresión y el trabajo que se pierde. 

En el mundo se estima que la  crisis por la pandemia va a dejar más de mil millones de desocupados, en los EEUU ya más de 26 millones de personas han solicitado el seguro de desempleo. En Argentina está prohibido despedir pero ya se está acordando con sindicatos rebajas de hasta 25% en los salarios de quienes están en casa sin trabajar durante la cuarentena. Así se puede seguir con muchos otros ejemplos pero también hay gente que vive de la economía informal y que salvo que reciba algún plan de asistencia está desesperada por la situación, encerrados en casa, sin poder salir a ganar el mango se acentúan las penurias y los estragos psicológicos por el aislamiento.

Aún lejos del pico en el país ya se está comenzando a aflojar un poco con las medidas de cuarentena, sumado a lo anterior, las presiones de los grupos de poder hacen mella en la gestión actual. El manejo de la pandemia es muy bueno en líneas generales pero sabemos que sea cual fuere el resultado la derecha llevará agua para su molino a como dé lugar y la gente tiene memoria muy muy corta. Lo sabemos por experiencia.

Ixx, may20


Día treinta y dos


Los cacerolos y la justicia del partido de derecha. Se quedan en casa pero "el músculo duerme y la ambición trabaja…" como dice el tango. Los sectores que no pueden facturar se ponen nerviosos y no voy a caer en la fácil que si tienen plata tienen que aguantar. Las reglas del capitalismo son crueles para todos y quien no puede hacer los deberes se funde. Habrá quienes tengan más espalda y quienes saldrán beneficiados pero la preocupación es real. De esto se alimentan los oportunistas que jamás descansan y salen a pegar por donde se pueda.

Ya es fácilmente predecible, no hay que ser Nostradamus para imaginar el día después con los críticos (¿Hay algo más fácil que la crítica?) que solo esperan agazapados para emprenderla contra la caída de la economía o el mal manejo de la crisis sanitaria o los desajustes y descoordinación, nada más fácil que los contrafácticos de que se pudo cuidar más lo económico o tener menos muertes, etc. sanata de la fácil que inundará nuestros medios dentro de muy poco tiempo. 

El fenómeno cacerolo es todo un tema porque al parecer el barullo que tanto les molesta de los bombos peronistas en las calles tiene su contrapartida en las balconeadas anónimas al son de los tachos de cocina. Les gusta golpear desde las sombras. Es donde se sienten cómodos y me los imagino haciendo lo mismo cuando toman decisiones, que para no ensuciarse las manos las protegen con impecables guantes blancos.

Si antes golpearon para defender sus negocios atacando a los políticos en su pedido de bajarles el sueldo justo cuando más se los necesita como coordinadores ahora también porque si bien se reclama en contra de la liberación de presos hay allí desde el origen una manipulación mediático judicial orientada a la oposición política sin dudas.

Pero en lo individual, en cada cacerolero y en su entusiasmo me da que pensar. Si se comparan los minutos de cacerola con el escaso minuto a favor del personal de salud se me ocurre que al menos en la ciudad parece más importante la propiedad privada que la salud. 

Ixx, may20


Comentarios

Entradas populares de este blog

Huevito de gallo

La misteriosa civilización de Çatal Hüyük

Yamanas, canoeros de Tierra del Fuego