sábado, 23 de noviembre de 2013

Los gitanos y el prejuicio

Derechos Humanos. La identificación de una niña que vivía con una familia gitana revivió los prejuicios contra un pueblo estigmatizado. Cuando se supo que tenía el mismo origen, el interés mundial decayó.

IXX-2013






POR JORGE EMILIO NEDICHESCRITOR Y ENSAYISTA ARGENTINO, DE ORIGEN GITANO. ESCRIBIO: “EL PUEBLO REBELDE” (VERGARA) en Revista Ñ

04/11/13

El ángel que expuso el racismo europeo


Todo el encanto de una niña bella y rubia de seis años hallada en un barrio de gitanos en Grecia, recorrió los diarios y las pantallas de los televisores de todo el mundo, despertando una solidaridad inmediata hacia la nena, supuestamente raptada y su “familia biológica”, y un repudio enorme hacia la comunidad gitana en general. Ahora que se sabe que la aurea María pertenece a la etnia rom de Bulgaria, la indignación y el espanto mundial han cesado. Y como la niña es gitana, su situación ya no importa tanto. Entonces vale la pena analizar cómo detrás del supuesto acto de justicia, se encubrió un acto de discriminación y racismo, realizado aun por medios periodísticos serios, que subsumidos por el estereotipo del gitano ladrón de niños, prejuzgaron. Y justamente porque el sino gitano es negros, deberían haber esperado porque ante casos aberrantes, la reacción mortal de ultraderecha no se hace esperar, como ocurrió recientemente en Italia. Y de paso evitar el chasco. (Se negaban a creer que hubiera gitanos rubios). También queda al descubierto que la marginalidad en el seno gitano no le interesa como noticia a la prensa, ni como injusticia social a las autoridades. Se alude a que es algo cultural, y por ese motivo los estados no intervienen. Y es exactamente al revés, porque la explotación y la auto-explotación son culturales hay que intervenir, y evitar que la marginalidad se haga cultura y vuelva siempre como un cachetazo sobre el rostro de una etnia maltratada y mal tratada, por gitanos y gadyos (no gitanos). Hay que ayudar al pueblo gitano a salir de la marginalidad que genera el desprecio mundial.