Cuarentena Dia tres - Clases sociales y fascismo

La cuestión de clase - Casos - La comunicación - Reacciones - Brotes fascistas - Escépticos y fetichistas -


"El rol de los medios minimizando las consecuencias pegó mucho en los jóvenes que por su optimismo intrínseco adoptaron el discurso de la “simple gripe” y tardaron mucho en sumarse a las precauciones necesarias. ¿Se puede culpar a los medios? ¿Debían ser más alarmistas para concientizar? ¿Hubo planificación al respecto?"


Dia tres


Al parecer esta enfermedad tiene un impacto clasista pero curiosamente de arriba hacia abajo porque los contagiados suelen ser en primera instancia quienes viajan de Europa a latinoamérica en general. En el caso argentino llegaron contagiados y lo pasaron a sus allegados sin excepción, no hay otro tipo de casos a la fecha.


Casos: en Brasil una señora regresó de viaje con el virus, lo contagió a su empleada doméstica y esta se convirtió en la primera muerte por coronavirus en el país vecino.


Casos: una adinerada uruguaya regresó de viaje, se sintió mal un par de días, justamente con los síntomas de coronavirus pero como estaba bien al tercer día fue a una fiesta de la clase alta donde decenas se pegaron la enfermedad.


La cuestión de clase y sus privilegios no se puede descartar a la hora de ver las consecuencias, es muy difícil ponerle condiciones a grupos que acostumbran tener más libertades que otros. Su omnipotencia, su autosuficiencia, el orgullo de ocultar los síntomas sin duda agravan las condiciones en cuanto a prevención se refiere. 


El rol de los medios minimizando las consecuencias pegó mucho en los jóvenes que por su optimismo intrínseco adoptaron el discurso de la “simple gripe” y tardaron mucho en sumarse a las precauciones necesarias. ¿Se puede culpar a los medios? ¿Debían ser más alarmistas para concientizar? ¿Hubo planificación al respecto? Todo y nada a la vez pero el resultado es que en Italia y en España el crecimiento de los contagiados ha sido vertiginoso y las cifras de muertes también son apabullantes al punto que Italia ha superado a China en este ranking negativo. Si bien las escenas son impresionantes, aún no parece haber tanta voluntad en cambiar los hábitos de los ciudadanos que parecen seguir negando lo que ven a su alrededor por insólito que parezca. ¿Las sociedades indisciplinadas pueden ser más propensas a padecer por su propia informalidad?


IXX, mar20


Dia cuatro


En Argentina se registró el primer caso el 3 de marzo de 2020, el día 18 se llegaba a los cien casos de contagiados, todos importados, en otros países se observó que desde la detección de los cien primeros casos a los diez mil mediaron dos semanas, quince días! Si tenemos la fortuna de seguir de atrás los pasos de la pandemia por otras latitudes también podemos acelerar ciertas medidas para atenuar el impacto. En tal sentido el decreto de cuarentena obligatoria en todo el territorio nacional pretende ganarle de mano a la esperada evolución de los contagios. 

Si algo demuestran estas crisis que a pesar de las similitudes han merecido diferentes reacciones en diferentes países es que la presencia del estado es irremplazable e imprescindible tanto en la coordinación de las estrategias como en la provisión de las infraestructuras preventivas necesarias para anticipar estas situaciones, algo que es imposible esperar (y mucho menos obligar) de los privados. El estado presente se hizo sentir en Francia, España, EEUU o Inglaterra sin que nadie cuestionara su función indelegable de cuidado de la ciudadanía.


El brote fascista. Hay temor a una persistencia de las medidas de excepción tanto desde la izquierda como de la derecha. ¿Acaso sería Mussolini el sanitarista menos pensado? O más vale se usan estos argumentos para atacar al gobierno peronista (el caso de la derecha) y/o a modo de advertencia (desde la izquierda) que no se le ocurra a nadie abusar de las atribuciones concedidas por la emergencia. Hay defensas casi ridículas de gente que quiere salir de a dos a hacer las compras o que se abran los parques y plazas. Gente reclamando su derecho constitucional a reunirse en la vereda, hay de todo sin mencionar los que les importan un rábano las medidas de prevención.

Más allá de que las recomendaciones son de procedencia estrictamente sanitarias me pregunto si yo estaría tranquilo con Macri, Bullrich, Montenegro, Ritondo, Bonadio y toda esa caterva en el poder y nos pusieran en virtual estado de sitio. Respuesta: seguramente no.


Los escépticos y los fetichistas. La academia real británica de ciencias o algo así emitió un comunicado con estadísticas en hipotéticos casos de medidas contra el virus, desde dejarlo fluir (inacción) hasta el control riguroso como en caso chino. La cuestión es que en países desarrollados como EEUU o Inglaterra estimaron poco menos de un 1% de muertes (2,2 M en EEUU,  0,5 M en Inglaterra) lo cual proyectado al mundo indicaría 50M de vidas o más si pensamos que no todos gozan de la calidad de alimentación ni los sistemas de salud del primer mundo. En ese hipotético escenario tenemos las realidades de presidentes que optan por ignorar el peligro, caso Trump que a regañadientes aceptó algo de control, o Bolsonaro que pasa de negarlo a poner en manos del señor la salud de sus conciudadanos, llama mucho la atención Lopez Obrador que en México se aferra a amuletos antivirus, al amor y la fe. Tengo que decirlo, me parece poco en esta situación. 


Ixx, mar20


Comentarios

Entradas populares de este blog

Huevito de gallo

La misteriosa civilización de Çatal Hüyük

Yamanas, canoeros de Tierra del Fuego