Cuarentena Día Siete - Pandemia y Economía

Comparaciones - Detractores - Casos - Mundo - Aislamiento - Apertura económica -

“¿Cuánto valen cien o doscientos mil argentinos menos? ¿Quién los va a poner? ¿Cuántos de esos liberales financistas le pueden decir en la cara a sus familiares que algún que otro pariente o ser querido muerto es su responsabilidad?”

Día siete

Dicen en otros lares (y también las estadísticas) que venimos haciendo las cosas bien desde el punto de vista de las medidas que se están tomando. Hay mucho consenso y coordinación en cuanto a la gravedad de la situación.
Pero también hay alarmistas y amarillistas que baten el parche apocalíptico. Y tienen argumentos porque las cifras de contagiados crecen como era de esperar. Y van a seguir creciendo porque esto recién comienza mal que nos pese.
Pero claro somos 44 millones y no pueden faltar unos cuantos que dan la nota, acabo de leer de una chica que volvió de España y deambuló tres días por la ciudad porque no conseguía pasaje a Salta. Además y por si fuera poco con síntomas de coronavirus.
Ayer una señora viajaba en el colectivo 67 con tos y fue denunciada, se negaba a ir a un hospital y fue detenida. Tiene coronavirus.
Otros vuelven del extranjero y hacen vida normal contagiando. Aún no puedo imaginar qué tienen en sus cabezas. No entiendo si es miedo o es desprecio por los demás. Falta de conciencia o de empatía.
A nadie escapa que no estábamos preparados para esto que nos está pasando. Una generación que no vivió una guerra o una masacre masiva o que jamás padeció una pandemia difícilmente puede dimensionarlo. Es cierto que tenemos todos los elementos para saber que esto es grave, que es serio y merece atención pero extrañamente conformamos una sociedad mal informada y mal comunicada. La sociedad de los memes, de los youtubers y los influencers es una sociedad de lo instantáneo, de lo fácil, que hace famoso a un joven que hace zonceras y desconoce un científico, que está más predispuesta a divertirse que a conocer. Y en consecuencia, ante las primeras informaciones que nos llegaron de la aparición de un virus peligroso muchos prefirieron creer que se trataba de una simple gripe, seguir su vida normal y darle la bienvenida al contagio que “todos lo vamos a pegar en algún momento” y pocos pensaron que ese virus se podía llevar a sus mayores. Expresiones sublimes de individualismo y desinformación.
¿Qué esperar en lo inmediato?
Ya estamos viendo varios países tomar medidas tardías y mucha (pero mucha) gente varada por el mundo sin distinciones, españoles y franceses en latinoamérica, latinoamericanos en europa, la comunicación entre asia y europa interrumpida, e inclusive entre EEUU y Gran Bretaña! Nadie lo hubiera podido imaginar ni en la novela de ciencia ficción más delirante.

Ixx, mar20

Día ocho

La crisis parece acelerar en el mundo. Será porque el país con más contagiados paso a ser EEUU desde ayer,  bueno, hoy se conoce la noticia. Además el premier británico Boris J. que tanto menospreció la pandemia anunció hoy también que tiene coronavirus. Los acontecimientos se precipitan.
Hoy sabemos que China pasó a otro nivel, ahora tienen casos importados. Pero también tenemos nuevas sospechas. Resulta que en Alemania, Gran Bretaña y EEUU hacen algunas trampas con las estadísticas. No inscriben todos los decesos por coronavirus y esto tal vez sea una de las razones por las cuales Italia y España están tan arriba en el ránking y tan lejos de otros países. Habrá que verlo. Lo cierto es que este virus nos puso unas cuantas cosas patas para arriba. Algunas torpezas como las compras de un millón de barbijos recomendada a Francia que desestimó el año pasado! O las compras de reactivos fallida que el gobierno español no sabe como disimular. Vemos gobiernos actuar tarde o mal o ambas cosas y gastar el presupuesto en otras prioridades como los yankis que según leo tienen más misiles que camas de hospital. Pero no seamos cínicos ¿a cuántos se les hubiera ocurrido priorizar la salud pública si los encuestaban hace dos meses nomás? ¿Quien hubiera aseverado que su prepaga lo abandonaría en medio de una crisis humanitaria? ¿Cuantos aún hoy siguen creyendo que se pueden salvar solos?
Pero en medio de todo esto qué interesante ejercicio resulta ver los gobiernos que resisten las medidas de aislamiento y cómo esto se ve reflejado en su electorado. EEUU., Gran Bretaña y Brasil son los principales modelos. Vemos como GB tuvo que tomar medidas, los estados se distancian de Trump para salvar las papas y en Brasil ya las mafias dictaminan el estado de sitio para aislamiento que el estado central se niega a disponer. Es que en tiempos de paz es difícil especular con cientos de miles (hasta millones) de muertes inevitables para el sistema pero cuando la gente empieza a caer o ver peligros a sus allegados ya es otro cantar. No es una guerra, ¿como aceptar que se ofrenden miles de vidas al dios mercado? ¿Que esperan?¿que bailemos la danza de la lluvia alrededor de nuestros muertos y lancemos alaridos al cielo y esperemos que llueva dólares con los brazos abiertos? Sin duda eso es lo que esperaban. Y debo decir que no les va mal porque tienen una enorme masa de fieles seguidores que vienen mordiéndose el labio para no despotricar contra los cuidados porque los que están cerca les pueden comer la yugular pero van asomando de a poquito. Ya los vemos aquí o allá encontrando el pelo al huevo en discursos que les parecen excesivos, en controles improvisados, en normas poco claras, ya empiezan contar lo que vamos a perder y suman a gente apoltronada en sus sofás que a medida que se sienta más segura va a volver a la senda de los miserables.
Ya están pidiendo abrir la economía. El shock les duró un par de días nomás y ya están haciendo cálculos de pérdidas cuantiosas. Me gustaría que pongan entre las pérdidas las vidas humanas que las medidas exigidas le costarían al país. Y que nos digan cuánto valen esas vidas. ¿Cuánto valen cien o doscientos mil argentinos menos? ¿Quién los va a poner? ¿Cuántos de esos liberales financistas le pueden decir en la cara a sus familiares que algún que otro pariente o ser querido muerto es su responsabilidad?
Qué fácil es hablar por otros, mandar a otros, hacer el daño a través de otros.

Ixx, mar20

Comentarios

Entradas populares de este blog

Huevito de gallo

La misteriosa civilización de Çatal Hüyük

Yamanas, canoeros de Tierra del Fuego