Cuarentena Día #103 - Humanidad

 Digamos que hay gente que lleva una vida casi normal y otros que deben estar arañando las paredes, sin ingresos, con niños en la casa mientras trabajan, sin poder darse gustos como el deporte o las vacaciones.

Se extrañan las salidas - La humanidad y su oportunidad - Llamadas a mi madre - Jack London y los marginados - Mis hijos y su contagio de Covid19 - 



Día 103

Ya hace siete meses que estamos en cuarentena formal aunque en la práctica la gente se desenvuelve con mayor o menor libertad de acuerdo al impacto de los contagios en cada región, eso sí, sin clases ni actividades masivas, teatros, cines, discotecas, eventos deportivos siguen limitados. Digamos que hay gente que lleva una vida casi normal y otros que deben estar arañando las paredes, sin ingresos, con niños en la casa mientras trabajan, sin poder darse gustos como el deporte o las vacaciones. Es claro que esto afecta la salud por otro lado, lo que no ataca el virus es víctima de la psiquis o de otras dolencias que se potencian por el sedentarismo. Todo por no dejar que la sociedad caiga en un caos a manos de un simple virus. Desde ya que las teorías conspirativas siguen al día. Ahora se refuerza la idea del control social por la app que monitorean la ubicación y la conducta de cada vez más gente. Lo de siempre, pero peor. 

Por un momento allá por el comienzo de esta pandemia hubo quienes dijeron que tal vez era una buena oportunidad para que la humanidad hiciera grandes cambios en pos de un estilo de vida mejor. Eso está pendiente te, hay más de lo mismo y como siempre el sistema sale reforzado. Por ahora.

Ixx, oct20


Día 104

Este tiempo de cuarentena he hablado mucho con mi madre. Por teléfono pero más que lo habitual.

Descubrí a Jack London en estas conversaciones. Su vida de aventuras y desventuras, su vocación por salir de sus limitaciones, su conciencia precoz, es realmente admirable la madurez y la lucidez que tuvo para darse cuenta cuál era el rumbo que debía tomar. Y le salió bastante bien.

Descubrí su interés por los marginados de los cuales se sentía parte o tal vez en deuda porque si el pudo salir de allí porque no ayudar para que otros también salgan.

La literatura de Jack London es un paseo por la cotidianeidad de las mayorías, la gente de trabajo y los marginados, sus descripciones al detalle de minucias que solo quien las ha visto de cerca puede comprender nos dan esa familiaridad que pocas veces se encuentra. Para saber de los simples London tuvo que vivirlo y para contarlo de tal manera tuvo que prepararse de modo que la supervivencia no opacó su objetivo de mejora en la vida. Viajó, vivió,  escribió y eso nos entrega cada vez que abrimos una página suya, hombre de frontera, de esas fronteras que construyen los hombres, nos permite ver un lado y el otro porque ha estado allí. Su libro Gente del abismo es una pintura hiper realista de la marginalidad de Londres a principios del siglo XX, acaso no tan diferente de millones de historias silenciosas que aún suceden en el mundo y que ojalá tuvieran su gran escritor aventurero para ser contadas.

Ixx, oct20


Día #105

Mis hijos pasaron por el covid, ahora lo puedo decir con más tranquilidad. Fue preocupante. Primero nos avisa Lucas que esta haciéndose la prueba y espera el resultado y un par de días más tarde Tatiana, que por haber estado con él debe hacer el test. La historia corta es que Lucas da positivo con síntomas de gripe, algo de fiebre y dolores musculares, él minimiza la cuestión y se lamenta en especial porque no podrá asistir a clase y porque debe avisar a quienes frecuento esos días para que pidan hacerse la prueba. Tatiana entre tanto da positivo en el segundo testeo con otros sintomas, algo de fiebre un dia pero sarpullidos en todo el cuerpo y un resfriado de un par de días.

Da temor este virus y también tiene sus complicaciones como proveerse de lo necesario para subsistir. Difícil cuando estas solo en una ciudad lejos de la familia.

La importancia de los afectos pasa ahora por los amigos, Soledad cerca de Tatiana y Alex con Lucas que se ofrecieron de buen agrado y acompañaron son de enorme valor. Para no olvidar.

Ixx, set20


Comentarios

Entradas populares de este blog

Huevito de gallo

La misteriosa civilización de Çatal Hüyük

Yamanas, canoeros de Tierra del Fuego