Cuarentena Día 63, 64, 65 - Conspiraciones

 “en verdad me tiene desconcertado, no tanto el nivel de estupidez del mandatario brasileño sino el grado de alienación de sus seguidores.”

El caso Brasil - Tras los pasos de Europa - La post pandemia anticipada - Reapertura - Las teorías conspirativas para todos los gustos -


Día sesenta y tres

Hoy leo una serie de tweets brasileros justificadores de la postura de Bolsonaro. Hablan de que su tasa de mortalidad es muy baja, que tienen una población mayor que los países europeos con quienes se los compara, que normalmente muere más gente por causas diversas que por coronavirus, etc. Simultáneamente fanáticos invaden hospitales sacándose fotos a pedido del propio presidente que los manda a desnudar la mentira de la pandemia… en verdad me tiene desconcertado, no tanto el nivel de estupidez del mandatario brasileño sino el grado de alienación de sus seguidores. No les alcanza ver las excavadoras haciendo cantidades industriales de tumbas ni las noticias extranjeras ni los informes de la OMS. La posverdad nos ha ganado la batalla, la razón es solo un argumento y la verdad es una mera ilusión. 

Ixx, jun20


Día sesenta y cuatro

De a poco vuelven a abrir los negocios, salen a pasear las familias, casi en simultáneo con España e Italia. Eso tal vez crea un clima de relajación post pandemia especialmente en los porteños, si bien acá los contagios crecen a tasas controladas lejos estamos de la situación de Europa, allí el pico ya pasó y se abren de a poco con las precauciones del temor a un rebrote. Acá es raro.

Los negadores, los omnipotentes, se unen a los que tienen intereses económicos personales y a los odiadores del peronismo de siempre. Un gran combo que por la razón que fuera rompe las normas de la cuarentena que no son otra cosa que normas de convivencia. No hay una ley que obligue a cuidarse y cuidar a los demás, no hay un estado policíaco persiguiendo. Es increíble pero parece que la desgracia tiene que llamar a la puerta para que algunos (que son muchos), tomen nota.


Día sesenta y cinco

Teorías conspirativas. Ya pasados tantos días de pandemia y de cuarentena, hemos oído muchas teorías, fantasías, desvaríos en torno a las causas y consecuencias de esta peste. Voy a hacer un repaso caprichoso y desordenado de mis impresiones, las teorías posta andan por allí, en la web, yo acá resumo lo que me parece.


Teoría uno: el covid19 no existe, es un invento, o así parece convencida la masa de seguidores de Bolsonaro, para ellos el coronavirus paso hace un par de años sin pena no gloria y ahora se lo está sobrevalorando. Es todo un montaje para ellos, las tumbas las noticias internacionales, los internados en emergencia… en esta elucubración no se entiende quien conspira contra ¿el Brazil? Y que gana con ello. Un delirio.


Teoría dos: es culpa de los chinos. Así insiste desde hace meses don chomp el presidente del país más poderoso de la tierra. Una y otra vez repite variantes acusatorias, que sembraron el virus, que no avisaron, que la oms es cómplice. Digamos que China avisó en diciembre de 19, que EEUU tiene infectados desde enero y que decidieron no hacer nada. Pero si se tratara de un complot chino, la pregunta sería qué ganan ellos con este supuesto ataque porque les detuvo el comercio, les dañó la imagen. No parece una estrategia china sino más vale todo lo contrario y allí vamos.


Teoría tres: esta teoría de complot es la contraria a la anterior, y por tratarse de Wuhan donde hay militares de los EEUU se cree que estos dispersaron el virus para frenar la producción china. Es bien sabido que de un momento a otro la economía asiática superará al país del norte y estos envalentonados con la recuperación productiva creyeron que era momento para hacer una zancadilla a los orientales. ¿Pero no pensaron que podía expandirse? ¿Que en un mundo interconectado y globalizado nos iba a sacudir a todos?


Teoría cuatro, el virus de laboratorio. Es confuso si el virus salió no de un laboratorio, pero si fuera producto de la naturaleza se nos cae esta teoría conspirativa así que muchos sostienen que el virus es de diseño. Que con el coronavirus se pretende implantar un nuevo orden que llamamos nueva normalidad, con otras formas de comunicación, desplazamiento y producción. Una economía orientada a la virtualización y automatización seria el resultado.


Teoría cinco, una variante de la anterior con un reordenamiento económico producto de una de las habituales crisis de cada diez años, esta vez con la excusa de un virus el capital concentrado se canaliza y redistribuye lo que resta. Es loco y es dañino pero no es tan descabellado si pensamos que el capital super concentrado ya casi no tiene espacio para expandirse, y una guerra intestina le permite jugar pulseadas a costa de todos los demás.


Teoría seis. Reloca. ¿Y si el sistema capitalista hipervirtualizado (ficticio por demás) llegó a su límite y para continuar planea una salida ordenada? Esto es, acabar con el actual sistema de intercambio global y dar paso a un nuevo orden económico más autoritario, más social en el sentido del comunismo chino que bien sabemos, de socialista no tiene nada, y manteniendo las castas superiores vigilar y controlar a las masas rebeldes que estos últimos tiempos están muy movilizadas. No estaría nada mal cambiar la forma de poder para mantenerse en el poder ¿cierto?


Las teorías son locas, es cierto pero con tres meses de encierro qué se puede pretender.

Ixx, jun20


Comentarios

Entradas populares de este blog

Huevito de gallo

La misteriosa civilización de Çatal Hüyük

Yamanas, canoeros de Tierra del Fuego