Cuarentena Día 27 - Los cuidados

El finde la cuarentena- Los que aman las guerras - Agitadores de la anticuarentena - Remedios caseros - Esfuerzo colectivo

“La gente de negocios hace de la guerra su primavera, mientras otros mueren. De esa calaña están hechos los enemigos que se sientan en los paneles de TV, y los comunicadores que los acompañan y los empresarios de medios que los amparan, de ese mismo barro podrido están hechos los espectadores cómplices y pasivos, los aplaudidores, las madres corrompidas, los padres desalmados.”


Día veintisiete


Mencioné hace unos días una hipotética guerra por el tema de los traidores. Y vuelvo a las analogías guerreras, es inevitable. 

Tras el desfile mediático de esta semana los aduladores del fin de la cuarentena, valientes millonarios que invitan a salir a trabajar y que le ponen el pecho al virus covid19 pienso.

Tal vez sea verdad que les importan un pepino las muertes, tal vez no creen que estamos cuidándonos, tal vez no sean hipócritas especuladores. En verdad debe ser gente como ellos la que decide hacer una guerra, que decide cuántos deben ir a las trincheras, que dispone quiénes morirán en primer orden en nombre de la causa, léase estrategia, ellos arengarán para que los jóvenes se alisten, gesticularán apretando los puños en advertencia del mal que combatimos, ellos compungidos nos devolverán cajones cubiertos con banderas y se lamentarán... solo por un rato. 

La gente de negocios hace de la guerra su primavera, mientras otros mueren. De esa calaña están hechos los enemigos que se sientan en los paneles de TV, y los comunicadores que los acompañan y los empresarios de medios que los amparan, de ese mismo barro podrido están hechos los espectadores cómplices y pasivos, los aplaudidores, las madres corrompidas, los padres desalmados. Nada de tanta miseria sería posible con algo más de conciencia, con algo más de amor. La gente se ha endurecido y se ha vaciado. Es justamente el negocio de los manipuladores llenar de ruindad y bajezas esos vacíos.

Ixx, abr20


Día veintiocho


Las cuarentenas se van modificando a medida que corren los días y se conoce un poco más del comportamiento social ante la pandemia.

Estos días se discute si deben salir los niños, si limitamos a los ancianos, si caminamos o corremos, etc. Todos es tema de debate, al menos en los medios pero por fortuna la gente es más razonable de lo que se cree y se cuida, si es cierto que sabemos de los casos excepcionales de rebeldes, idiotas, ignorantes y otras yerbas que siempre habrá como los que beben lavandina en EEUU o se van a la playa a pasar el finde. Pero esas manchas no ensucian todo lo bien que hace el resto. La gente se cuida, se queda en casa, elige estar prevenida, cuidada y de ser posible bien informada. Gracias a eso hemos tenido tiempo de preparar la infraestructura que no existía ya que además de que la crisis requiere un esfuerzo de excepción, también venimos de una gestión que desguarnecio la salud y la ciencia, y aún así nos estamos preparando. 

Además es notable que los funcionarios activistas cuidan sus gestiones, hay una enorme conciencia del riesgo y se prioriza el cuidado de la ciudadanía y eso es muy loable. Desde la derecha del peronismo se aúnan esfuerzos para que todos estemos juntos en esta crisis. Por eso las absurdas disidencias vienen de políticos que no están en gestión, gente que lanza dardos teóricos desde la cómoda especulación y que tratan de mantener sus nombres en el tapete. Basuras. Tampoco alcanzan para ensuciar que a su modos cada gestión está abocada al cuidado y eso en sí mismo es histórico. 

Ixx, abr20


Comentarios

Entradas populares de este blog

Huevito de gallo

La misteriosa civilización de Çatal Hüyük

Yamanas, canoeros de Tierra del Fuego