Cuarentena Día 39 - Empresas

Régimen de distancia - El permiso digital - Los números de las empresas - Ante la crisis las empresas y los estados

“Vemos esas grandes firmas que nos venden su imagen edulcorada como McDonalds, Sturbucks y tantas más que muestran sus peores facetas, su rostro vil.

Y del otro lado debieran estar los gobiernos para balancear la tremenda fuerza de los empresarios pero no siempre pasa.”


Día treinta y nueve


El temor ya se ha instalado. El distanciamiento social ya es un régimen autoimpuesto. El recelo cuando otro no se cuida y nos descuida. Toda una serie de normas sociales implícitas se reescribirán a partir de ahora. Los abrazos, los besos, las bebidas compartidas pasan a ser gestos de la más cercana intimidad. Vaya a saber si nos daremos la mano o nos contaremos secretos en susurros. Lo público será sin duda más privado.

Pero por insólito que parezca la comunicación desde las redes ha facilitado abrir las puertas y ventanas digitales de nuestros hogares al acceso público. La gente canta, baila, bromea, discute desde su intimidad pero a través de la pequeña ventana digital. Hay desvergüenza en actos a menudo absurdos pero hay total conciencia de ser como somos. A muchos parece no importarles que se los conozca sin maquillaje, en ropa deportiva, con pijama o con su casa revuelta. Que no sea como la mañana siguiente de una gran borrachera que a medida que vuelven los recuerdos uno se lamenta cada vez más de lo que hizo o lo más probable es que al haber salido todos de juerga nos crucemos al sacar la basura a sabiendas, pero bajaremos la mirada al decir buenos días y volveremos a paso rápido a resguardarnos en casita.

Ixx, may20


Día cuarenta


Pasan cosas raras todos los días. Las empresas cuidan sus números y los empleados que para ellos son números a la hora de los balances pierden sus empleos. 

Irónicamente cuando se hacen las reuniones de confraternización y colaboración interna las corporaciones apelan al trabajo compartido, la convivencia, la visión global y así la flexibilidad, la adaptación, la innovación se suman a largas listas de valores grandilocuentes en función de mejorar el desempeño y aumentar las ganancias, claro está. Y los empleados acompañan y creen.

¿Y qué pasa cuando llega una crisis? Pasa lo que vemos. Si antes de que lleguen las complicaciones se desprenden de su gente porque como sabemos si los números no cierran, se acabó lo que se daba. Vemos esas grandes firmas que nos venden su imagen edulcorada como McDonalds, Sturbucks y tantas más que muestran sus peores facetas, su rostro vil.

Y del otro lado debieran estar los gobiernos para balancear la tremenda fuerza de los empresarios pero no siempre pasa.

Ixx, may20


Comentarios

Entradas populares de este blog

Huevito de gallo

Lagoa Santa - el cráneo más antiguo de América

Yamanas, canoeros de Tierra del Fuego