Cuarentena Día Trece - Enemigo Invisible

Salud estatal y privada - Nueva York - Caen los PBI - Libertad de comercio - Colaboración Internacional - Enemigo Invisible - La gripe española - El virus chino -


“¿Qué pasa entonces cuando el enemigo es común a todos e "invisible" como les gusta decir a tantos?”


Día trece


La plata o la vida. Ya se discute la intervención estatal en los sistemas de salud privados. Con distintas medidas y fines se anuncia en España o Argentina que el estado podría disponer de los servicios privados y esto genera muchas discusiones y debates en los medios y las redes.

¿Qué puede significar el control estatal?

Nadie sabe cuál sería el alcance de las medidas pero es indiscutible que en medio de una crisis de enormes dimensiones debe haber un ente coordinador que no puede ser otro que el estado.

Hace horas nomás el alcalde de Nueva York contaba a los medios los entretelones y dificultades que implica realizar simples compras online de respiradores al pujar en competencia con otros estados y recomendaba la importancia de una directiva desde el poder central como organizador de los recursos. Sabemos que como mínimo es fundamental administrar las plazas en camas de internación, los respiradores y los insumos más demandados por el personal de salud desde barbijos a elementos de higiene.

El estado debe controlar y asegurar el abastecimiento y evitar la especulación ya que en caso contrario puede pasar cualquier cosa.

Dato: con la pandemia aumentó considerablemente la venta de armas en los EEUU. 

El problema de los clientes de medicina privada es que se avanza sobre sus intereses económicos y esto es para ellos apenas una muestra de los efectos que puede tener en el resto de la economía la intervención irrestricta del estado tomando control de un servicio entre clientes y proveedores/prestadores.

Ya anuncian caídas de 20% de PBI en algunos países del primer mundo, millones de despidos en Norteamérica, empresas en crisis, rubros completos totalmente parados. En Argentina los grupos económicos a través de ex funcionarios del PRO promocionan exitosamente series de cacerolazos en contra de "los políticos" que no serían otra cosa que presiones sobre el sistema para que levante restricciones a la producción y al comercio.curiosamente estas protestas populares surgen al mismo tiempo que las recomendaciones del ejecutivo a empresarios privados para que se abstengan de realizar despidos durante la cuarentena. Solo hay que sumar dos más dos y recordar que el presidente Macri suscribia los dichos del premier británico y del presidente norteamericano en el sentido de priorizar la economía a pesar de los costos en salud.

Lo que no dicen los defensores de la libertad de comercio es quien asumiría el costo en vidas de tal liberalización de las fuerzas del mercado con los consiguientes desbordes en los sistemas de salud que pronto colapsarán como ya se está comprobando. La respuesta es simple: tomen ustedes la decisión de continuar en normalidad la economía y carguen ustedes con el costo político de la pandemia que ya vendremos los neoliberales a reorganizar la sociedad sobre las cenizas. Al parecer, eso no va a pasar.


Ixx, abr20


Día catorce


La cooperación entre EEUU China y Rusia y los agradecimientos públicos de Donald Trump, el mismo que no deja pasar oportunidad de despotricar contra los enemigos estratégicos de Occidente nos sorprende y debemos tratar de poner en su dimensión la pandemia que generó estas sorpresas.

Ya todos sabemos de la importancia que tienen más guerras para el sistema capitalista mundial, los gastos, invasiones, y las políticas devenida del estado de beligerancia constante son el gran motor del desarrollo y sostenimiento de un modelo económico ficticio. En esa ficción están involucrados en complicidad también los enemigos que se hacen poderosos en tanto y en cuanto se mantenga la necesidad de un supuesto equilibrio.

¿Qué pasa entonces cuando el enemigo es común a todos e "invisible" como les gusta decir a tantos?

Si tomamos en cuenta las evaluaciones más pesimistas del desarrollo del virus sin ningún tipo de acciones de parte de los países se ha calculado que el costo en vidas podría ascender a 65 millones en todo el planeta. El beneficio de dejarlo evolucionar sería la continuidad del sistema económico sin alteraciones al menos es lo que dicen, en cambio tratar de detener los contagios podría ocasionar una gran caída económica mundial (10% del PBI de acuerdo a cálculos conservadores). Entonces el dilema es perder vidas o perder dinero. 

Si comparamos el número de muertes con las de la famosa fiebre española de principios de siglo XX que fueron 50 millones de vidas pero una población mundial mucho menor, no estaríamos tanto peor, o si lo ponemos en contexto bélico las dos guerras mundiales provocaron muchas más muertes. Si, son comparaciones traídas de los pelos y odiosas pero pensemos que al poder económico real que son unos pocos en todo el globo nunca les interesaron los muertos y el ejemplo de la guerra de trincheras inútil y sanguinaria de principios de 1900 da cuenta de ello no hay razón para que ahora prefieran salvar vidas antes que sus finanzas. Y aquí volvemos al comienzo de esta nota. La cooperación es necesaria porque este enemigo invisible más allá de las vidas puede hacer colapsar los sistemas sanitarios y en gran medida ya lo ha hecho pero lo que vemos es apenas una muestra, imaginemos si por ejemplo EEUU tiene los problemas que vemos a diario con apenas el uno por mil de su población contagiada que podría suceder con la multiplicación por mil! de la demanda de camas, respiradores, emergencias, no solo los que tienen coronavirus se verían perjudicados sino todos los demás que tengan cualquier tipo de enfermedad crítica. El efecto de algo por el estilo sería apocalíptico para nuestro sistema democrático y económico o acaso alguien volvería a creer en las promesas de nuestro modo de vida si todo se cae por un virus cualquiera de los tantos que aparecen con frecuencia?

Aquí ya no se trata de economía o vidas, es el sistema que está en riesgo y todos lo saben. Acá lo que se rompe se rompe para todos y ante la incertidumbre de lo que vendrá es mejor colaborar para resguardar lo que tenemos.


Ixx, abr20


Comentarios

Entradas populares de este blog

Huevito de gallo

Lagoa Santa - el cráneo más antiguo de América

Yamanas, canoeros de Tierra del Fuego