Cuarentena Día 29 - Los individuos

 Estadísticas - Individualidades - Vidas preciosas - Carrera por la vacuna - Cadenas de noticias en cadena

“En Argentina aún nos cuentan que murió un anciano o una mujer, o un médico y nos cuentan también que fue en algún lugar cerca o lejos pero son individuos que nos duelen porque enfatizamos, porque pueden ser amigos o vecinos…”


Día veintinueve


Los números no son personas. Son estadísticas. Cada día una catarata de cifras y cuadros nos permiten analizar la crisis de la pandemia, a la distancia y tratando de comprender lo que pasa seguimos los cupos de hospitales, las curvas de nuevos casos o los amesetamientos en los contagios buscando una luz en esta niebla y también fijándonos un objetivo, es por este camino nos decimos y aguantamos el encierro un poco más.

En Argentina aún nos cuentan que murió un anciano o una mujer, o un médico y nos cuentan también que fue en algún lugar cerca o lejos pero son individuos que nos duelen porque enfatizamos, porque pueden ser amigos o vecinos…

Qué distinto el caso de por ejemplo España, allí nos informan de centenares, imposible individualizar los en un noticiero, si hasta el ministro, ese todo despeinado que sale a hablar a diario se avergüenza de darnos una mera cifra de fallecidos y se disculpa cada vez porque así sea. Es uno de los pocos que he visto consolarse de las muertes anónimas porque a eso nos conduce la situación, a estar contando a granel preciadas vidas que se lleva un contagio indiscriminado que de seguro nos cambia el día pero quién duda, nos cambiará la vida.

ixx, abr20


Día treinta


La carrera de las vacunas. Varios laboratorios prueban vacunas. Ya se abren caminos esperanzadores en tratamientos y vacunas. Tal vez no sean tan próximas pero el marketing político nos dice que ya se prueban en humanos. Y de eso se ocupan no menos de cinco laboratorios internacionales ¿o debo decir multinacionales? Porque sin duda la rueda de los negocios sigue con o sin crisis, con o sin pandemias o víctimas el show debe continuar y este show es que al espectáculo horroroso de la muerte se lo vende con esperanzas para  o agobiar al público, nadie quiere ver películas si no tienen un final feliz. 

Los canales de noticias tal vez sean la maldición de nuestro tiempo. No hay 24 horas de noticias diferentes todos los días y mucho menos para tantas cadenas de noticias. Entonces tienen que repetir, tienen que estirar, inventar, hacer lo que sea para ocupar esos espacios pero también para atraer, deben vender y venderse. He podido comprobar que con treinta minutos diarios puedo estar informado de todo lo necesario para mantener mi cuarentena. El resto sobra. Pero claro, no soy gerente de programación, no vivo de la venta de ilusiones. 

ixx, abr20


Comentarios

Entradas populares de este blog

Huevito de gallo

Lagoa Santa - el cráneo más antiguo de América

Yamanas, canoeros de Tierra del Fuego